SERMONES PASTORALES

 

 SERMÓN 
 SIRVIENDO AL SEÑOR 

TEXTO: COLOSENSES 3:24 


Introducción: 

Una historia en el Internet cuenta acerca de una competencia de remo en la que dos equipos practicaron arduamente para alcanzar su mejor tiempo. En el primer día el equipo A ganó por un kilómetro de diferencia al grupo B. De manera que el equipo perdedor contrató a un consultor para que le recomendara una nueva estrategia. Éste descubrió que el equipo A tenía ocho personas remando y una dirigiendo, mientras que el equipo B tenía una persona remando y ocho dirigiendo. La firma consultora cobró 2.5 millones de pesos por descubrir que había mucha gente dirigiendo y tan sólo uno remando. 
Para la competencia del siguiente año la estructura administrativa del equipo B se reorganizó completamente. El equipo contaba con cuatro directores de conducción, tres subdirectores y un sistema para revisar el rendimiento del único encargado de remar. Esta vez el equipo A ganó por dos kilómetros. Totalmente humillado el equipo B despidió al remero por su ineficacia y dieron a los directores un bono por analizar el problema. 

Muchos están dispuestos a ser servidos, pero pocos están dispuestos a servir. 
Hoy leeremos en la Palabra de Dios acerca del servicio a Dios. 

Texto: Y todo lo que hagáis, hacedlo de buen ánimo como para el Señor y no para los hombres, sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia. ¡A Cristo el Señor servís! Colosenses 3:23,24. 

I. Todo lo que hagáis: Este todo lo que hagáis involucra nuestro trabajo en el mundo secular, pues le está hablando a los esclavos. Al desarrollarnos en nuestro medio Dios nos pide que realicemos todas nuestras labores de la mejor manera, como para el Señor y no para los hombres. 
a) Daniel el profeta, realizó su trabajo con una excelencia sorprendente. No podemos dudar de el resultado de su labor, ministro en dos imperios distintos, en los más alto de las responsabilidades que eran encargadas a siervos. 
b) José: También sirvió de manera muy efectiva en el imperio Egipcio, llegó a ocupar el cargo más alto luego de Faraón. 
La lucha de los principios versus la cultura imperante nos da una tensión que es difícil de sobrellevar, especialmente ante los desafíos que nos imponen nuestros superiores o iguales ( Ej. Hacer trampa para ganar, amoldarse a las prácticas de nuestros iguales). 

II. Hebreos 6:9 – 12. “Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún. Vers. 10 
Prioridades en el servicio al Señor: 
a) Tener una relación personal con él. Sólo serviremos con amor cuando conozcamos profundamente al Señor y su voluntad ¿Para que el Señor me ha invitado a pertenecer a su pueblo?, ¿Cuál es mi misión? 
b) Un fuerte compromiso con nuestras familias: En las indicaciones que Dios da acerca de los líderes de la iglesia, una nota importante merece la familia. Personas fieles, amorosas, responsables, sacerdocio, etc. 
c) Una participación significativa con el cuerpo de Cristo: El compromiso con la misión de la Iglesia, siendo proactivos en desarrollar iniciativas en las cuales compartamos con el resto de la iglesia, de la congregación. 
“un voluntario cristiano debe estar motivado por la compasión hacia las profundas necesidades de las personas.” Gangel. El líder y su equipo. Pág. 136. 
Cristo cuando fue consultado si era el Mesías, les refirió a los emisarios de Juan la labor que el estaba haciendo entre la población, “ Los ciegos ven, los cojos andan, los que tienen lepra son sanados, …” 
Mateo 11: 5. 
“El Señor podría llevar a cabo su obra sin nuestra cooperación. No depende de nuestro dinero, nuestro tiempo, nuestro trabajo. Pero la iglesia es muy preciosa a su vista. Es el estuche que contiene sus joyas, el aprisco que encierra su rebaño, y anhela verla sin mancha, tacha ni cosa semejante. Siente por ella anhelos de amor indecible. Esta es la razón por la cual nos ha dado oportunidades de trabajar para él, y acepta nuestras labores como prueba de nuestro amor y lealtad. 
Al poner entre nosotros los pobres y los dolientes, el Señor nos prueba para revelarnos lo que hay en nuestros corazones. La cultura de la mente y el corazón se lleva a cabo con más facilidad cuando experimentamos una tierna simpatía por los demás, la que nos impulsa a ofrecerles nuestros recursos y privilegios para aliviar sus necesidades...” Dios nos cuida, pág. 188. 

Frase: 
Muchos de los que se llaman cristianos han rechazado el llamado divino a llevar un estilo de vida que refleje a Cristo y realizar un ministerio significativo. 

Llamado: 
Hermano, hermana, tome su trabajo en el lugar donde se encuentra. Haga lo mejor que pueda, y contemple siempre a Jesús, el Autor y Consumador de nuestra fe. En ninguna otra forma podemos hacer la obra de Dios y magnificar su verdad que siguiendo los pasos de Aquel que abandonó su elevado puesto de mando para venir a nuestro mundo, a fin de que mediante su humillación y sufrimiento, los seres humanos pudieran llegar a ser participantes de la naturaleza divina. Por amor a nosotros, él se hizo pobre, para que mediante su pobreza alcanzáramos la posesión de las riquezas eternas. 
                  


                         Que Dios les bendiga

                                          Pastor Juan Carlos Carvacho

Sermón: Caminar al paso de los niños
Este sermón se basa en la frase de Jacob, cuando se derigía al encuentro con su hermano Saúl. El caminar cristiano debe respetar el ritmo de los más pequeños y más débiles del rebaño.
Caminar al paso de los niños.doc
Documento Microsoft Word [32.0 KB]
Descarga
Sermón: Esperando su venida
Este sermón está basado en la parábola de las 10 vírgenes.
ESPERANDO SU VENIDA.doc
Documento Microsoft Word [41.0 KB]
Descarga

 

Escuche aquí el sermón

del 1-Feb-2014

 

La Biblia es el criterio supremo.

 

La Iglesia Adventista del Séptimo Día apoya plenamente el principio de la reforma de la "Sola Scriptura".

La Biblia es su propio intérprete, y sólo la Biblia es el fundamento de todo aprendizaje.

La Iglesia formuló desde sus inicios los principios doctrinales a través de estudio de la Biblia.

Te recomiendo, querido lector, la Palabra de Dios como la regla de la fe y la vida.

EGW año 1851

Radio NT Internacional
Radio NT Internacional
Revista Adventista
Revista Adventista