Dieta vegetariana reduce riesgos de sufrir algunos tipos de cáncer, demuestra resultado de investigación adventista

Los investigadores de salud de la Universidad de Loma Linda dicen que los vegetarianos tienen un 22 por ciento menos de probabilidades de sufrir de Cáncer colorrectal

Marzo 16, 2015 | Silver Spring (Maryland, Estados Unidos) | Andrew McChesney/Adventist Review

Fotografía: Peggy Greb, por vía de Wikimedia Commons
Fotografía: Peggy Greb, por vía de Wikimedia Commons

Una dieta vegetariana puede reducir el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer en un 22 por ciento, según un nuevo análisis del Estudio de Salud Adventista-2.

 

Los investigadores de Salud de la Universidad de Loma Linda hallaron que comer una dieta vegetariana ofrece una protección significativa de los cánceres de colon y recto, que es la segunda causa principal de muerte en los Estados Unidos (después del cáncer de pulmón).

 

Los hallazgos, que fueron publicados en línea en la revista JAMA Internal Medicine esta semana, son los primeros en darse a conocer de la investigación multimillonaria denominada Estudio de Salud Adventista-2, que vincula la dieta con tipos específicos de cáncer.

 

“El balance de las evidencias científicas parecen implicar que la carnes rojas y las procesadas están vinculadas con un mayor riesgo de cáncer colorrectal, mientras que una dieta rica en fibra (no suplementos de fibra) está relacionada con un riesgo menor”, dijo el martes el doctor Michael Orlich, principal investigador del estudio. “Los veganos, ovolactovegetarianos y pescovegetarianos de nuestro estudio evitan las carnes rojas y procesadas e ingieren una cantidad mayor de variedades de verduras”.

 

El estudio, que efectuó un seguimiento de los cuestionarios de alimentación y registros médicos de 77.659 adventistas durante siete años, determinó que los vegetarianos tienen una probabilidad 22 por ciento menor de desarrollar cáncer colorrectal que los no vegetarianos.

 

De esos vegetarianos, los veganos tuvieron 16 por ciento menos de riesgo de contraer cáncer, y los ovolactovegetarianos (que comen leche y huevos, un 18 por ciento menos), aunque los resultados de estos dos grupos no poseen significación estadística.

 

Entre los grupos vegetarianos, los que mostraron menor riesgo fueron los pescovegetarianos, o vegetarianos que comen pescado. Mostraron una probabilidad 43 por ciento menor de sufrir cáncer.

 

El doctor Gary Fraser, principal investigador de Estudios de Salud Adventistas-2 y uno de los autores del informe de esta semana, advirtió que no se puede interpretar los resultados como un mensaje para consumir más pescado.

 

“El principal mensaje es evitar todas las carnes, dado que el principal resultado mostró que a todos los vegetarianos como grupo les fue mejor que a los no vegetarianos”, dijo Fraser en un mensaje electrónico. “Por ello, lo único que uno puede afirmar a partir de este informe es que el remplazo de las carnes con verduras, nueces, legumbres y frutas que tienen mayor probabilidad de disminuir el riesgo de sufrir de cáncer colorrectal”.

 

Orlich, que es profesor asistente de medicina preventiva en la Universidad de Loma Linda, dijo que era prematuro concluir que los impresionantes resultados de los pescovegetarianos se deben al consumo de pescado.

 

“Las diferencias entre los pescovegetarianos y otros grupos de vegetarianos puede deberse en parte ­o acaso en su totalidad­ a la variación aleatoria”, dijo a la Adventist Review. “Sus dietas también difieren en otras maneras, además del consumo de pescado. Haremos análisis de seguimiento para examinar las asociaciones específicas de la carne y el pescado con el cáncer colorrectal, efectuando los ajustes por el consumo de otros alimentos”.

 

Los no vegetarianos sumaron la mitad de los participantes en el estudio, y fueron definidos como los que comen carne al menos una vez a la semana. Los investigadores, que identificaron 380 casos de cáncer de colon y 110 casos de cáncer de recto entre los participantes, dijeron que los no vegetarianos comían menos carne que el estadounidense promedio.

 

El estudio destaca que los métodos avanzados de exámenes médicos como la colonoscopía han salvado muchas vidas, pero que es aún mejor prevenir el cáncer, potencialmente por medio de la dieta.

 

El informe de cáncer colorrectal forma parte del continuado Estudio de Salud Adventista que lleva a cabo Salud de la Universidad de Loma Linda, que se inició en 1958 y que se encuentra entre las investigaciones más extensas sobre la salud y la longevidad. Sus hallazgos previos han vinculado la dieta adventista con índices menores de obesidad, diabetes y presión arterial elevada.

 

“Hay una larga historia que data de la década de 1950, sobre estudios hechos a los adventistas del séptimo día, y la mayoría ha hallado que son poblaciones saludables y longevas, por lo que resulta interesante investigar y ver por qué”, dijo Orlich al periódicoThe Wall Street Journal al analizar los últimos hallazgos sobre el cáncer.

 

Los Estudios de Salud Adventistas también suelen ser analizados en los seminarios y conferencias de salud. En febrero pasado, el canal de televisión CNN dedicó un segmento de su programa “Signos vitales con el doctor Sanjay Gupta” a la investigación.

 

El Estudio Adventista de Salud-2 comenzó en 2002 con financiación del Instituto Estadounidense del Cáncer, una agencia del gobierno de los Estados Unidos. En 2011, el Instituto Estadounidense del Cáncer otorgó una subvención durante cinco años de 5,5 millones de dólares para continuar la investigación.

Escribir comentario

Comentarios: 0