Miles son bautizados en la mayor campaña realizada en Zimbabwe

Adra, Asi, Luz portadores y otros grupos se unen para hacer un gran impacto.

Junio 01, 2015 | Andrew McChesney, Adventist Review

Cerca de 50.000 personas escuchando Ted NC Wilson hablan en un estadio en Bulawayo, Zimbabwe, el sábado, 30 de mayo [foto de Andrew McChesney / Revista Adventista]
Cerca de 50.000 personas escuchando Ted NC Wilson hablan en un estadio en Bulawayo, Zimbabwe, el sábado, 30 de mayo [foto de Andrew McChesney / Revista Adventista]

Miles de personas fueron bautizadas en todo Zimbabwe el sábado como una de las mayores iniciativas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día para dar a conocer y compartir a Jesús como resultado de los esfuerzos unificados de muchos grupos, incluyendo ADRA, ASI, Portadores de Luz, y decenas de miembros de la iglesia que dieron estudios bíblicos.

Las cifras de bautismos fueron llegando a la sede  de la Unión de Zimbabwe el domingo, pero las estimaciones preliminares indican que los líderes de la iglesia habían alcanzado el objetivo de bautizar a 30.000 personas durante una reunión evangelística de dos semanas que terminó sábado, 30 de mayo.

El Presidente de la Iglesia Adventista Ted N. C. Wilson, hablando en una gran esplanada en Chitungwiza, uno de 914 sitios que llevaron a cabo las reuniones, declaró que los miembros de la iglesia que fueron de puerta en puerta ofreciendo estudios de la Biblia eran los verdaderos héroes.

"Lo que han hecho en Chitungwiza es increíble", Wilson dijo a un grupo de más de 1.000 personas de pie delante de él en el campo abierto, durante los servicios religiosos en sábado.

"Ustedes lo ha hecho a través del poder del Espíritu Santo," Wilson dijo que a los  cerca de 35.000 fieles que lo escuchaban, muchos sentados bajo paraguas o la sombra de los árboles, ya que buscaron refugio del sol abrasador de la mañana. "Gracias a ustedes por estar siendo utilizado por los cielos.. He predicado la Palabra, pero lo que ha hecho es más importante ".

Más de 1.000 miembros de iglesia descendieron provenientes de todo el país a Chitungwiza, una ciudad cercana a la capital de Zimbabwe, Harare,  hace aproximadamente un mes para ir de puerta en puerta ofreciendo lecciones bíblicas de La Voz de la Profecía. Cerca de 9.000 lecciones se distribuyeron en Chitungwiza, y 5.043 personas se graduaron en el curso, dijeron los líderes.

No estaba aun claro cuántos de esos graduados han sido bautizados. Pero alrededor de las tres cuartas partes de las 1.085 personas bautizadas en Chitungwiza a partir del jueves 28 de mayo, habían completado el programa, dijo un representante del Grupo Portadores de Luz,  que es un ministerio Adventista de apoyo con sede en Estados Unidos, que envió  las lecciones a Zimbabwe.

El trabajo efectuado por La Voz de la Profecía en Chitungwiza, fue replicado en muchos otros pueblos y ciudades. Además, miembros de iglesia tuvieron a su cargo, unos 5.000 Grupos Pequeños de Estudios Bíblicos previos a la Campaña Evangelizadora de dos semanas, conocido como el "tiempo de cosecha", en el que se invita a los estudiantes de la Biblia a entregar sus vidas a Jesús.

La Campaña Evangelizadora de dos semanas captó la atención nacional en Zimbabwe, en parte debido a los eventos relacionados que acapararon los titulares. Lo más significativo fue una Clínica Adventista gratuita que finalizó después de haber prestado asistencia sanitaria básica a 34.100 pacientes en un Centro Comercial de Chitungwiza, durante las dos semanas que Wilson estuvo predicando en una esplanada cercana. Los pacientes procedían de cientos de millas de distancia, y algunos llegaron en carretillas y carros, desesperados por recibir atención para poder sentirse mejor, dijeron los organizadores. Un número de esos pacientes estaban entre las 20.000 personas que asistieron a las reuniones verspertinas de Wilson.

La clínica gratuita fue uno de varios ejemplos de cómo la Iglesia Adventista trató de seguir el ejemplo de Jesús y la atención a las necesidades físicas y espirituales de las personas durante las reuniones evangelísticas. El jueves pasado, una ceremonia de colocación de la primera piedra de una Escuela Adventista, se llevó a cabo en un distrito de Chitungwiza, carente de cualquier tipo de escuela. Agradecidos funcionarios del Gobierno Local y líderes de la comunidad, asistieron a dicha ceremonia cuya construcción de la escuela será financiada por la Asociación Adventista de Iowa-Missouri, con un costo de U$ 100.000 dólares americanos.

La escuela estará cerca de uno de los 12 pozos de agua potable que la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales [ADRA] abiertos en Chitungwiza una semana antes.

El viernes, la Iglesia Adventista entregó al Estado el renovado pabellón B6 del Hospital Central de Harare. Los miembros de ASI, la organización que agrupa a cientos de Ministerios Adventistas de apoyo en América del Norte y en todo el mundo, financiaron la tan necesaria renovación del sector o unidad de atención para los hombres, trabajando casi todas las 24 horas diarias, durante más de un mes, para colocar un nuevo piso, pintar paredes, reparar baños, instalar nuevas camas, y colgar filas de cortinas azules estampadas con el logo de  "ASI", para la separación de las camas.

Dicho sector o ala hospitalaria, no había sido renovada desde que el Hospital fue inaugurado en 1958, y una trabajadora del Hospital le dijo a la Revista Adventista que la renovación efectuada, lo hizo mejor que muchos de los otros sectores. Ella estaba particularmente impresionada con las cortinas gruesas, brillantes que --según su declaración-- no perderían su color y apresto, como ocurrió con las cortinas en las otras salas cuando fueron lavadas..

Los líderes del Hospital agradecieron a ASI y reconocieron que los voluntarios adventistas, incluyendo los de Dorcas, la organización de ayuda a la comunidad, operado por cientos de congregaciones adventistas, habían asistido el Hospital durante cierto tiempo.

Los líderes de las iglesias locales prometieron que la Iglesia continuará su labor de ayuda, y un coro de la Escuela de Enfermería del Hospital presentó una canción cuyo estribillo incluía llas palabras,"Adventistas, no rompan su promesa."

"Por la gracia de Dios, no romperemos nuestra promesa",
dijo Wilson en la ceremonia de entrega.

Las reuniones evangelísticas de dos semanas, cambiaron no sólo las vidas de las personas en Zimbabwe.También, un récord de 30 jóvenes de la Asociación  Adventista de Arkansas y Louisiana se encontraban entre los 77 predicadores, no autóctonos,  que presentaron la serie de sermones  denominado "COMPÁRTELO..!" ("ShareHim").

ShareHim es un ministerio de apoyo en el área de entrenamiento para hacer evangelismo, que opera en cada una de las 13
Divisiones de la Iglesia Mundial y entrena a miles de personas cada año para llevar a cabo reuniones de evangelización en pequeña escala.

Wilson concluyó la serie de evangelización con un viaje relámpago entre tres ciudades, predicando a una multitud de unas 35.000 personas en Chitungwiza antes de trasladarse en un avión para luego hablar con 20.000 en Gweru y 50.000 en Bulawayo. Habló acerca de por qué él es un Adventista, diciendo que quería pertenecer a una iglesia que siguiera totalmente la Biblia. También instó a los oyentes a seguir un estilo de vida saludable y evitar los estimulantes como el café y los refrescos con cafeína.

La gente expresó agrado de que el Presidente de la Iglesia había visitado su ciudad, y muchos registraron sus observaciones en sus iPhones, iPads y otros dispositivos electrónicos.

El Vicepresidente de Zimbabwe, Phelekezela Mphoko, asistió el sermón en un estadio de Bulawayo y se reunió con Wilson en privado. Wilson le mencionó a Mphoko --- un Adventista del Séptimo Día---, sobre la Clínica Adventista que ofreció servicios gratuitos y otras actividades evangelísticas recientes de la Iglesia [Adventista] en Zimbabwe.

Si bien la iniciativa de evangelización representa un hito en muchos sentidos, fue sólo el comienzo en la División Austral Océano-Indico, que incluye Zimbabwe, dijo el Presidente de la División, Paul Ratsara.

"Esto no es el final. Esto tiene que ser el comienzo de un gran esfuerzo ", dijo Ratsara.

"La evangelización no es un evento. Es un proceso y un estilo de vida ", agregó. "Una vez que tú eres un Adventista, no eres solamente un discípulo, [sino además] eres hacedor de discípulos".

Escribir comentario

Comentarios: 0