Adventistas promueven la salud y la esperanza en el norte de Colombia

Gobernador de norte de Santander felicita a la Iglesia Adventista por su impacto de salud

Junio 08, 2015 | Cúcuta, Colombia | Shirley Rueda/IAD

Los adventistas compartieron el mensaje de la importancia de vida sana y los ocho remedios naturales en las calles de Cúcuta, en la región Colombiana del Norte, durante dos días de impacto de salud, del 9 al 10 de mayo de 2015. [Foto de Shirley Rueda/IAD]
Los adventistas compartieron el mensaje de la importancia de vida sana y los ocho remedios naturales en las calles de Cúcuta, en la región Colombiana del Norte, durante dos días de impacto de salud, del 9 al 10 de mayo de 2015. [Foto de Shirley Rueda/IAD]

El gobernador del departamento colombiano de Norte de Santander, Edgar Jesús Díaz, celebró la obra de la Iglesia Adventista por su impacto de salud en la ciudad de Cúcuta, durante dos días de impacto hace algunas semanas. Durante el evento, se distribuyeron más de veinte mil libros sobre salud y esperanza, se llevó a cabo una exposición de salud sobre los ocho remedios naturales, decenas de individuos discapacitados participaron de una carrera en sus sillas de rueda y se distribuyeron cientos de porciones de granos y frutas entre el 9 y el 10 de mayo pasado.

 

Quiero agradecerles enormemente”, dijo el gobernador Díaz. “Lo que buscamos es llevar una solución a las comunidades más necesitadas, y en el día de hoy hemos visto la mano de la Iglesia Adventista, que llevó esperanza y mejor salud a los ciudadanos de Norte de Santander por medio de hábitos de ejercicio y alimentación saludable”.

 

El gobernador Díaz dijo que era la segunda vez que el gobierno se asociaba con la iniciativas de la iglesia para beneficiar a las comunidades del departamento. “Hay muchas personas en la cárcel que necesitan apoyo psicosocial, y actividades físicas y de salud. Junto con la Iglesia Adventista, hemos logrado ayudar a los más necesitados de la comunidad, como lo son las madres solteras y los niños”.

 

El gobernador también invitó a otras iglesias para que participen de este tipo de actividades.

 

“Hacemos un llamado a todas las iglesias con el origen o la religión que tengan para que ayuden, y vean el resultado de estas acciones expresadas en la alegría y gratitud de los beneficiados”, dijo el gobernador Díaz.

 

Los miembros de iglesia participaron en diversas actividades tales como actuaciones de mimos, una actividad de un tren saludable dirigida por niños, una dramatización de miembros que llevaron un ataúd que representaba la corta vida del que no cuida de su salud y mostraron pancartas con mensajes positivos de salud en los semáforos, entre otras.

 

Más de doscientas personas participaron de la exposición de salud, que contó con ocho estaciones principales dedicadas a los ocho remedios naturales de la iniciativa “Quiero vivir sano”, que está siendo implementada por la iglesia en todo el territorio de la División Interamericana.

 

La iglesia coordinó sus esfuerzos con Jesús Romero, un excampeón nacional de gimnasia de fines de la década de 1990 y comienzos de la siguiente. Romero terminó en silla de ruedas después de sufrir un accidente en 2002, y llevó a que decenas de personas corrieran en sus sillas de rueda en el circuito del Patinódromo de Cúcuta.

 

Los ganadores de la carrera recibieron una medalla, una bonificación en efectivo y una bolsa con obsequios de parte de la Iglesia Adventista. El impacto de salud y esperanza en Cúcuta fue parte de las iniciativas de evangelismo de la iglesia mundial para este año, dijo el pastor Joel Jaimes, presidente de la Iglesia en la Asociación del Noreste y organizador del evento.

 

Estoy muy contento porque la iglesia está entendiendo que debemos salir de las cuatro paredes y se está movilizando a las calles para compartir el mensaje que tenemos”, dijo Jaimes.

 

Los miembros de iglesia fueron temprano a la iglesia y salieron de allí a las 10.00 para distribuir veinte mil ejemplares del libro Salud y bienestar: Secretos que cambiarán su vida, editado por Mark Finley y Peter Landless, que la Iglesia Adventista está compartiendo este año a nivel mundial.

 

Los ciudadanos amigos también están contentos porque se les está teniendo un programa que les ayuda y suple sus necesidades morales, físicas y espirituales”, añadió Jaimes.

 

Manuel Hernán Cuevas, una de las personas beneficiadas de las actividades de la exposición de salud, dijo que la ciudad de Cúcuta necesita que se lleven a cabo más actividades de salud, “para que tomemos conciencia de lo que realmente significa la salud en nuestra vida”.

 

Alexander Mendoza y Beatriz Silva también disfrutaron de un masaje durante la iniciativa, y dijeron que les gustaría ver que se organizan más actividades en la ciudad. “Tener estas alternativas de vida saludable es algo excepcional”, dijo Silva.

 

Los líderes de la iglesia dijeron que la actividad no solo estuvo dirigida al público sino que también fue una experiencia valiosa para los miembros de iglesia.

 

Mi corazón se llena ayudando a las personas y enseñándoles sobre la salud”, dijo Sandra Ropero, quien se unió a la iglesia hace un año y participó por primera vez de esta actividad de salud.

 

Iris Maya, que pertenece a la Iglesia Adventista, también se mostró entusiasmada de participar de la actividad. “Hoy el Señor nos utilizó como instrumentos para que otros pudieran conocer los ocho remedios naturales e hicieran los cambios de hábitos que necesitan para disfrutar de un estilo de vida saludable”, dijo.

 

La actividad en la ciudad de Cúcuta, ciudad que se encuentra cerca de la frontera con Venezuela, se convirtió en el cuarto impacto de salud organizado por la Iglesia Adventista de la región Colombiana del Norte en los últimos tres años. La iglesia ha llevado a cabo impactos similares en las ciudades de Bucaramanga y, en tiempos más recientes, en Medellín, donde miles de personas salieron a las calles para ofrecer esperanza y un estilo de vida saludable por medio de diversas actividades.

Escribir comentario

Comentarios: 0