Presidente de ADRA resalta obra de desarrollo de la agencia en histórica cumbre en las Naciones Unidas

La primera cumbre humanitaria mundial buscó compartir las mejores prácticas que pueden ayudar a salvar vidas en el mundo y a aliviar el sufrimiento.

Mayo 25, 2016 | Silver Spring, Maryland, Estados Unidos | Ashley Eisele, ADRA International / ANN |
Siegfried Mayr @inunoa

 

Una sesión especial de la Cumbre Humanitaria Mundial [Imagen por cortesía de la Cumbre Humanitaria Mundial / Naciones Unidas]
Una sesión especial de la Cumbre Humanitaria Mundial [Imagen por cortesía de la Cumbre Humanitaria Mundial / Naciones Unidas]

El mundo está siendo testigo del nivel más elevado de sufrimiento humano desde la Segunda Guerra Mundial, según las Naciones Unidas. En respuesta a este hecho, Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, convocó a la Cumbre Humanitaria Mundial en Estambul, Turquía, del 23 al 24 de mayo.

 

Jonathan Duffy, presidente de la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA) representó a la red mundial de trabajadores humanitarios que tiene la agencia y destacó las prioridades de la organización en la obra de desarrollo y asistencial en diversas partes del mundo.

 

Unos cinco mil participantes asistieron al evento de dos días de duración, lo que incluye a cabezas de estado y líderes globales de diversos sectores tales como los gobiernos, las empresas, las entidades benéficas, la sociedad civil y las comunidades afectadas.

 

Los objetivos de la cumbre incluyeron volver a inspirar un compromiso con la humanidad y con la universalidad de los principios humanitarios; iniciar un conjunto de acciones concretas que apuntan a permitir que los países y las comunidades se preparen y sepan responder mejor a las crisis, siendo más resilientes ante las sacudidas; y compartir las mejores prácticas que pueden ayudar a salvar vidas, colocando a los afectados en el centro mismo de la acción humanitaria, y aliviando el sufrimiento.

 

El secretario general hizo un llamado a todos los que están comprometidos con la prevención y reducción mundial del sufrimiento para que actúen de acuerdo con las siguientes cinco responsabilidades centrales: prevenir y poner fin al conflicto; respetar las reglas de la guerra; no dejar a nadie atrás; trabajar de manera diferente para poner fin a las necesidades; e invertir en la humanidad.

 

La declaración de Duffy se enfocó de manera especial en las cinco responsabilidades centrales descritas en la Agenda para la Humanidad del Secretario General de la ONU: no dejar a nadie atrás y trabajar de manera diferente para poner fin a las necesidades.

Escribir comentario

Comentarios: 0