Se establecerá iglesia adventista para sordos en Jamaica

Pronto será más fácil que los sordos y los hipoacúsicos de Jamaica “escuchen” el mensaje adventista.

12 de Julio de 2016 | Portmore, Santa Catalina, Jamaica | Lawrie Henry/DIA | Siegfried Mayr @inunoa

 

Miembros del coro de sordos comparten uno de sus cánticos especiales durante el culto de la iglesia adventista Portomore en Santa Catalina, Jamaica. Imágen de Ruth Ann Brown
Miembros del coro de sordos comparten uno de sus cánticos especiales durante el culto de la iglesia adventista Portomore en Santa Catalina, Jamaica. Imágen de Ruth Ann Brown

La Iglesia Adventista de Jamaica está avanzando con planes de establecer una iglesia para los sordos en Portmore, Santa Catalina.

 

Los planes fueron anunciados durante el primer “Día de los Sordos e Hipoacúsicos” organizado por la Unión Jamaiquina en la iglesia adventista Portmore, en Santa Catalina, el pasado 9 de julio.

 

El pastor Adrian Cotterell, director de Escuela Sabática y ministerios personales que es responsable de necesidades especiales de la unión dijo a los presentes que ya se ha separado un espacio especial en la iglesia de Portmore, que es la ubicación ideal según la información obtenida en la Asociación Jamaiquina para los Sordos.

 

“Entendemos que la mayor concentración de sordos e hipoacúsicos se encuentra en la zona de Portmore, y por la gracia de Dios vamos a tener una vibrante iglesia aquí”, dijo Cotterell.

 

Cotterell dijo que mientras estaban planificando el día para los sordos compartió la idea para la nueva iglesia con el presidente de la unión, el pastor Everett Brown, quien expresó inmediato entusiasmo, y poco después, comenzó el proceso de investigación y planificación.

 

La iglesia para los sordos será un esfuerzo de colaboración entre la Unión Jamaiquina y las regiones central y oriental de la unión. Se espera que la iglesia en Portmore comience los cultos para los sordos en la primera semana de octubre de este año, dijeron los líderes de la iglesia.

 

Las barreras de comunicación con los miembros sordos de Jamaica han dificultado que ellos participen en la vida de la iglesia como quisieran. Esto, por supuesto, ha impactado negativamente en el crecimiento de su fe.

 

Bajo el lema “Escuchemos su voz”, el día fue pensado como un punto de partida para salvar esta brecha entre los miembros sin discapacidades y los que sí las tienen, y también como una plataforma de lanzamiento para la obra comunitaria en estas personas.

 

El gobierno y los representantes de las ONG, junto con varias personas con discapacidades, asistió al culto en apoyo de la misión.

 

La ministra de Trabajo y Seguridad Social, la Honorable Shahine Robinson dijo en su saludo que ya estaba buscando ayudar a los discapacitados desde su nuevo cargo.

 

“En un lugar elevado de la agenda se encuentra un número de decisiones de legislación y reglamentos, algunos de los cuales tienen un impacto positivo en las vidas de las personas con discapacidades al garantizarles los derechos a los que pueden acceder a fin de funcionar como cualquier otro ciudadano”, dijo la ministra Robinson. “Queremos que funcionen con un sentido de dignidad y autoestima”.

 

Según la Asociación Jamaiquina para los Sordos, en Jamaica hay más de treinta mil personas que son sordas o tienen algún tipo de hipoacusia. Hay unos 18 adventistas sordos que viven en Portmore y más de treinta vinieron de visita de la zona de Kingston para el culto especial de la iglesia.

 

Durante uno de los dos breves sermones, Brown usó la historia del ciego registrada en Juan 9 y la historia del Buen Samaritano registrada en Lucas 10 para ilustrar cuál debería ser la respuesta cristiana a los que tienen necesidades especiales.

 

“Sabemos que somos cristianos por nuestro amor, no por la manera en que nos vestimos o predicamos o adoramos sino por medio de nuestro interés en las personas al mostrar compasión, bondad, paciencia, respeto y amor”, dijo Brown. “Valorar la dignidad de las personas sin importar su estado en la vida es nuestra verdadera prueba del carácter como cristianos”.

 

El otro sermón fue predicado en lenguaje de señas y por medio de un intérprete, y estuvo a cargo de Jeff Jordan, un pastor sordo, que hace poco fue elegido como director asociado honorario de ministerios para sordos de la Iglesia Adventista mundial. Jordan enfatizó el valor que Dios da a los sordos, y animó tanto a sordos como a los que oyen para que acepten a Jesucristo.

 

En una entrevista subsiguiente, el pastor Jordan explicó que el lenguaje de señas es la mejor manera de que las iglesias alcancen a los sordos y a los hipoacúsicos con el evangelio.

 

Jordan celebró la actividad de los ministerios para las necesidades especiales que han sido lanzados por la Asociación General y la Unión Jamaiquina, e instó a cada miembro de iglesia a que aprenda el lenguaje de señas para quitar las barreras de comunicación entre los que escuchan y los sordos.

 

Ivareen Burton, uno de los varios sordos e hipoacúsicos de la comunidad dijo que ha visitado varias iglesias adventistas varias veces en el pasado, pero que realmente apreció este culto.

 

“Fue excelente porque lo disfruté, y la predicación fue buena”, dijo Burton. “Realmente disfruté del pastor sordo [Jeff Jordan]. Nos contó sobre la historia de su vida, que fue buena. También, cuando cantaron los que escuchan, eso resultó realmente inspirador. Me gusta ver cuando los sordos y los que escuchen se juntan y ministran de esta manera […]; fue muy bueno y me gusto estar aquí”.

 

El día también se vio enriquecido por testimonios de sordos que han superado barreras para alcanzar el éxito, una presentación sobre el ambiente de los ciegos, y una lección sobre cómo reproducir en señas un conocido cántico de alabanza.

Escribir comentario

Comentarios: 0