Concilio Anual aprueba medida para fomentar la adhesión a los reglamentos de la iglesia

La votación se lleva a cabo después que 50 delegados comparten sus puntos de vista.

11 de Octubre de 2016 | Silver Springs, Maryland, EEUU | Andrew McChesney and Mark A. Kellner, Adventist Review / ANN | Siegfried Mayr @inunoa

Frente a la Junta Ejecutiva de la Iglesia Adventista se lleva a cabo el conteo de votos. Imagen de Brent Hardinge/ANN
Frente a la Junta Ejecutiva de la Iglesia Adventista se lleva a cabo el conteo de votos. Imagen de Brent Hardinge/ANN

Los delegados al Concilio Anual aprobaron el martes un documento que detalla los pasos para hacer frente a las entidades de la Iglesia Adventista del Séptimo Día que no cumplen con las decisiones de la Iglesia Adventista mundial.
En una votación de 169 a favor y 122 en contra, los miembros de la Junta Directiva de la Asociación General aprobaron un documento de tres páginas, que llama a un paciente proceso de múltiples pasos de diálogo y oración para lograr reconciliación entre estas entidades, y los reglamentos debidamente aprobados de la Iglesia.

El proceso de un año de duración, el cual varios delegados describieron como conciliador en su enfoque, contempla múltiples consultas en distintos niveles de la estructura de la iglesia, cartas pastorales instando al cumplimiento de las decisiones tomadas por la iglesia con mucha oración. Si el asunto que se refiere a las Creencias Fundamentales o a decisiones y reglamentos aprobados por Iglesia Mundial, sigue sin resolverse, el siguiente paso de acción tendrá lugar. El documento pide al Comité Administrativo de la Asociación General que elabore una propuesta respecto al futuro procedimiento a seguir y lo presente al Concilio Anual de 2017 para su aprobación.

"Trabajaremos con diligencia para traer un buen diálogo y discusión," dijo el presidente de la Iglesia Mundial, Ted N. C. Wilson, después de la votación.

 "El Señor no va a dejar que esta iglesia decaiga", dijo. "Esta iglesia seguirá adelante con la misión."

 El voto tomado el martes por tarde puso fin a una discusión casi tres horas sobre el documento, titulado "Unidad en la Misión: Procedimientos de Reconciliación en la Iglesia", en el auditorio de la sede de la Iglesia Adventista en Silver Spring, Maryland. Un total de 315 delegados que representan a 19,5 millones de miembros de la iglesia en más de 200 países y territorios, están reunidos en Maryland para las reuniones administrativas anuales del Comité Ejecutivo de la Asociación General, la más alta autoridad en cuanto a toma de decisiones en la iglesia a nivel mundial, después del Congreso Mundial, que se celebra cada cinco años. Un total de 292 delegados participaron en la votación

Michael Ryan, un asistente del presidente de la Asociación General, que estuvo involucrado en la elaboración del documento, explicó a los delegados al comienzo y a la mitad del debate del martes, que el documento "Unidad en la Misión" no era sobre la ordenación de mujeres. En cambio, dijo, se trataba de asegurar de que todas las entidades de la iglesia siguieran el reglamento  de la Iglesia Mundial. Esto, a su vez, mantendría a la iglesia unida y ayudaría a cumplir su misión de difundir el Evangelio al mundo, dijo Ryan.

 "Lo que tenemos aquí es un documento que responde al llamado de que entremos en un tiempo de discusión y de escucha sobre los problemas que podrían estar ante nosotros sobre el incumplimiento", dijo Ryan. "Este documento no se trata de la ordenación de mujeres, [aunque] sin duda será una de las pruebas."

El Congreso de la Asociación General de 2015 rechazó una propuesta que habría permitido a algunas regiones de la iglesia ordenar mujeres al ministerio pastoral. Sin embargo, algunos de los campos administrativos de la iglesia, han ordenado mujeres.

Muchas de las 50 personas que estaban de pie para hablar, expresaron su preocupación respecto al documento. De esos 50, algunos eran "invitados" que sólo tenían derecho a voz pero no a votar. Varios expresaron preocupaciones sobre el alcance de las posibles cuestiones que podrían tratarse, incluyendo las variaciones comúnmente aceptadas del reglamento de trabajo. Otros, al ver la decisión del martes como una continuación de la decisión Congreso de la Asociación General en San Antonio , dijeron que el asunto para ellos era uno de conciencia, no de salvación. Varios dijeron que temían que el documento dividiría la iglesia en lugar de unificarla.

Daniel Jackson, presidente de la División Norteamericana, dijo que ha hablado y orado con entidades dentro de su territorio, así como dice el documento, y no ve cómo el documento pueda contribuir a la unidad de la iglesia. Dijo que la pregunta que los delegados  tendrían que hacerse en última instancia, si aprobaron el documento,  era simple: "¿Ha contribuido esta decisión a la unidad de la iglesia"

Jiří Moskała, decano  del Seminario Adventista del Séptimo Día de la Universidad Andrews,  se hizo eco de varios delegados para expresar su malestar en cuanto a que las Creencias Fundamentales, las decisiones debidamente tomadas y los reglamentos de la Iglesia Mundial, aparentemente se les está dando igualdad de condiciones en el documento. Hizo un llamado a hacer un estudio teológico de cómo los reglamentos se relacionan con  las creencias doctrinales fundamentales de la iglesia.

Algunos delegados dijeron que sentían que el documento había sido apresurado para llevarlo a un voto y que necesitaba más estudio.

"Necesitamos más tiempo con este documento," dijo Dave Weigley, presidente de la  de la Unión-Asociación de Columbia, de la División Norteamericana.

Una forma temprana del documento fue redactado por Ryan junto con los presidentes de las Divisiones de la Iglesia, el pasado verano. El trabajo comenzó respecto al documento revisado el 3 de Octubre.

 Un momento de distensión se produjo cuando el vicepresidente general de la Iglesia,  Tom Lemon, quien presidió la sesión, anunció que el siguiente delegado en hacer uso de la palabra, sería William Miller. El público se rió por el hecho de que el presidente de la Asociación de Potomac tiene el mismo nombre que el predicador fundador del Movimiento Adventista.

Siguiendo el hecho gracioso, Miller dijo en broma: "Esperamos que esto no vaya a ser un Gran Chasco."

Los delegados que apoyaron el documento dijeron que los puntos que estaban siendo presentados  por los otros delegados estaban fuera de tema en consideración y en un momento se le preguntó al presidente de la sesión --  un vicepresidente general de la  Iglesia Mundial Tom Lemon--, una aclaración. Ellos dijeron que el problema era si solamente las entidades de la iglesia mundial necesitaban cumplir con las decisiones aprobadas en el Congreso de la Asociación General.

"Yo no tengo el derecho de apartarme de las decisiones tomadas por la Iglesia Mundial", dijo Kathryn Proffitt, un delegado laico.

Ella dijo que no importaban sus puntos de vista personales, tuvo que dejarlos a un lado debido a lo que la Asociación General acordó durante el Congreso.

Guillermo Biaggi, uno de los vicepresidentes de la Iglesia Mundial, reiteró que una decisión votada en el Congreso de la Asociación General tiene autoridad en todo el mundo.

"Debemos acatar esta votación", dijo, refiriéndose a la voto del Congreso 2015.

Añadió que el documento objeto de debate el martes, apoya la misión,  "a pesar de que algunos pueden pensar de manera diferente."

En un auditorio lleno de diferentes puntos de vista sobre el documento, la misión fue el elemento en que todo el mundo pareció estar de acuerdo. Los delegados hablaron apasionadamente sobre su deseo de que todos los líderes y miembros de iglesia, estén fuera en el campo, difundiendo el Evangelio.

"Todos nosotros aquí amamos la iglesia", dijo José Cortés, presidente de la Asociación de Nueva Jersey, siendo el último delegado en hablar poco antes de 6 p.m.

Recordó a su abuela diciéndole cuando llegó a ser pastor: "Tú perteneces a la iglesia, y la iglesia pertenece a Jesús."

Hizo un llamamiento a los delegados a tomar esas palabras en serio.

Después de más de dos horas de comentarios de la sala, Lemon llamó a los delegados a votar sobre la papeleta. Los ujieres recogieron los votos y los llevaron a la parte delantera del auditorio, donde el secretario de la iglesia Mundial G. T. Ng y otros miembros de su equipo, hicieron el recuento.

Lemon dijo en una entrevista después de la votación, que apreció el decoro y cree que la tema en cuestión, fue bien entendido.

"El verdadero trabajo acaba de comenzar", dijo.

Lea [en inglés] el documento completo: “Unity in Mission: Procedures in Church Reconciliation” 

Traducción: Siegfried G Mayr

Fuentehttps://news.adventist.org/en/all-news/news/go/2016-10-11/annual-council-approves-measure-to-encourage-adherence-to-church-policies/

Escribir comentario

Comentarios: 0