Propulsada por la Participación Total de los Miembros, la Iglesia Adventista alcanza los 20 millones de miembros

Un decidido esfuerzo por involucrar a cada miembro de la iglesia en la iniciativa Participación Total de los Miembros, ha contribuido a impulsar a la Iglesia Adventista del Séptimo Día a alcanzar la cifra de 20 millones de miembros por primera vez en su historia.

01 de Marzo de 2017 | Andrew McChesney, Misión Adventista | Ñuñoa, Santiago de Chile

La Iglesia Adventista contaba con 20,008,779 miembros al 31 de diciembre de 2016, a un incremento neto de 882,332 personas, o 4.6 por ciento, en relación con el año anterior, informó la Oficina de Archivos, Estadísticas e Investigación de la iglesia.

Otro gran logro lo constituye el bautismo, el año pasado, de 1.2 millones de personas, incluyendo la cifra sin precedentes 110,000 en Ruanda, mientras nuevas iglesias se están estableciendo en rápida sucesión.

“Lo que estos datos estadísticos me dicen acerca de los esfuerzos de la iglesia para cumplir su misión, es que, los dirigentes de la iglesia y, cada vez más, los miembros de la misma, están haciendo uso de considerables recursos en la ganancia de nuevas almas para el reino de Dios”, dijo David Trim, director de la Oficina de Archivos, Estadísticas e Investigación. “Participación Total de los Miembros” ha jugado en esto un enorme papel y los registros de bautismos en 2016 ya reflejan esta participación total”.

La iniciativa Participación Total de los Miembros (TMI) por sus siglas en inglés, implementada en su año completo en el 2016, es una propuesta de la iglesia mundial que anima a cada miembro de la iglesia a involucrarse activamente para dar a conocer el evangelio en su propia comunidad. Tales esfuerzos misioneros incluyen distribución de literatura, estudios bíblicos, clases de cocina, seminarios sobre salud, clínicas gratuitas, seminarios sobre salud y reuniones de evangelización pública.

En su respuesta ante las nuevas cifras de la feligresía de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, el presidente de la misma, Ted N.C. Wilson, enfatizó la conexión entre el crecimiento de la iglesia y la participación de cada miembro, especialmente de los miembros laicos.

“La participación de los miembros laicos en la iniciativa Participación Total de los Miembros, es muy importante para lo que vemos que está ocurriendo en la iglesia mundial”, dijo el presidente Wilson.

“El Espíritu Santo está guiando a nuestros miembros de iglesia a participar activamente en cada aspecto de testificación personal pública” dijo en un mensaje electrónico. “No olvidemos nunca el consejo dado en Testimonios para la iglesia, t. 9, page 95: ‘La obra de Dios en este mundo no podrá terminarse hasta que los hombres y las mujeres que componen la feligresía de nuestra iglesia se interesen en la obra y unan sus esfuerzos con los de los ministros y dirigentes de la iglesia’”.

Duane McKey, coordinador de Participación Total de los Miembros de la iglesia mundial, dijo que el crecimiento de la feligresía es “claramente una indicación de que la Participación Total de los Miembros está siendo bendecida por Dios”.

“Cuando la iglesia entera se movilice como ocurrió en Ruanda, en donde cada miembro está haciendo algo, Dios estará presente y Dios va a bendecir”, dijo el coordinador McKey. “¡Esta es verdaderamente una ilustración de cómo la obra puede finalizarse!”

 

Registro de Nuevos Miembros

Las estadísticas indican que la Iglesia Adventista, fundada en 1863 con solamente 3,500 miembros, va de cumbre en cumbre en cuanto al aumento de miembros. La iglesia ha sido testigo de cifras récord de bautismos en cada uno de los últimos tres años, con 1,167, 506 nuevos miembros en 2014, seguido por 1,260,880 nuevos miembros en 2015 y 1,314,950 en 2016, dijo el director Trim.

El año pasado fue el primer año en que los bautismos —a diferencia de las profesiones de fe— excedieron 1.2 millones, dijo. En total, fueron 1,271,305 de bautismos y 43,645 profesiones de fe en 2016.

La Iglesia Adventista, la cual está organizada en 13 divisiones mundiales y dos campos adjuntos, experimentó su crecimiento más elevado en la División Africana Oriental Central, con un total de 338,638 nuevos miembros (334,571 bautismos y 4,067 profesiones de fe) para un total de miembros de 3,502,462 que fueron informados. El territorio de la división incluye Ruanda, en donde 110,476 personas fueron bautizadas después de que meses de oración y otros esfuerzos de Participación Total de los Miembros culminaron en reuniones de evangelización en más de 2,000 lugares, en mayo de 2016.

Blasious Ruguri, presidente de la División Africana Oriental Central, dijo que ocurrió un increíble milagro en Ruanda, por causa de la participación activa de los miembros de iglesia; tanto mujeres y hombres laicos, pastores, ancianos de iglesia, esposas de pastor, niños y dirigentes de iglesia en todos los niveles de la misma”.

“Nunca antes se había visto este tipo de participación”, dijo el presidente Ruguri. “Este inusual fenómeno provocó un inusual despertar en todo el país”.

Alain Coralie, secretario ejecutivo de la División Africana Oriental Central, dijo que la experiencia en Ruanda prueba que “una iglesia saludable cuyo enfoque único es la misión de Dios, traerá como resultado un enorme crecimiento numérico”.

“En la División Africana Oriental Central, creemos que lo que sucedió en Ruanda en 2016 es solamente el principio de grandes cosas que están por ocurrir”, dijo. “Estamos planificando campañas todavía mayores este año y esperamos, por la gracia de Dios, ver resultados todavía más grandes”.

La División Africana del Sur -Océano Índico, tuvo el segundo crecimiento más alto, con 276,601 nuevos miembros, lo cual elevó oficialmente su feligresía a 3,747,573.

 

Retención y Discipulado

El director Trim señaló también hacia el hecho de continuados altos niveles registrados de establecimiento de nuevas iglesias. Un total de 2,655 iglesias locales se establecieron el año pasado, lo cual significa una nueva iglesia cada 3.3 horas, una cifra solo sobrepasada por el registro de una nueva iglesia cada 3.2 horas en 2015.

“Las estadísticas muestran que el enfoque de Misión Global en establecimiento de nuevas Iglesias, está rindiendo fruto”, dijo Gary Krause, director de la Oficina de Misión Adventista de la iglesia mundial. “Yo diría que el establecimiento de nuevas iglesias continúa siendo por lo menos uno de los factores más importantes, si no el mayor, en producir un crecimiento sostenido, en tanto los nuevos creyentes son sustentados espiritualmente en la fraternidad cristiana, como discípulos en crecimiento”.

La Iglesia Adventista cuenta mundialmente con 154,710 congregaciones, que incluyen iglesias locales, compañías y grupos.

Los dirigentes de la iglesia se regocijan en el rápido crecimiento de la iglesia, pero enfatizan también que se deben hacer esfuerzos en pro del sustento espiritual de los nuevos miembros.

“Debemos recordar que la retención y el sustento espiritual son la otra parte de la moneda, tan importante como la evangelización”, dijo G.T. Ng, secretario ejecutivo de la iglesia mundial.

 

Gary Krause hizo eco a tal actitud.

“Todo el cielo se regocija cuando una sola persona regresa al hogar del Padre. Unámonos a la celebración celestial y alabemos a Dios por esas preciosas personas. Como iglesia, tenemos ahora la formidable responsabilidad de cuidar de ellas y de ayudar a su fomento espiritual y crecimiento como discípulos consagrados quienes, a su vez, darán a conocer su fe a otros”.

Mientras que el año pasado se informó un robusto crecimiento en la feligresía, 352,722 miembros, sin embargo, fueron descontados por haber abandonado su feligresía o porque se registraron como miembros de paradero desconocido en las auditorías de feligresía de la iglesia, añadió el director Trim. Señaló también que esta deducción es la más baja desde el 2006.

“Sería fabuloso si pudiéramos estar seguros que el programa de auditoria registró ya a todos los miembros que abandonaron la iglesia y los hubiera deducido del total en los registros oficiales”, dijo, “pero sabemos con gran certeza, según varias fuentes, que ese no es precisamente el caso”.

Explicó también que un promedio de 584,000 personas fue descontado anualmente durante los últimos cuatro años y, si la misma cantidad fue deducida en el 2016, entonces la feligresía total no habría alcanzado los 20 millones.

“La lección espiritual a aprender aquí, es que no debemos enceguecernos tanto con las cifras, que procuremos solamente añadir, que solamente bauticemos y que no consolidemos, atendamos y guiemos a los nuevos miembros, a una vida de discipulado activo”, añadió.

“Sin embargo, tomando en cuenta todo lo dicho anteriormente, todavía podemos alabar a Dios por haber sobrepasado en los informes, el importante hito de 20 millones de miembros y alabar todavía más a Dios por los más de 1.3 millones de personas que se han unido voluntariamente a la iglesia remanente de Dios en el 2016”, agregó. Ahora tenemos que estar seguros de retenerlos, a fin de que estén presentes en el reino en el día final”.

 

Traducción – Gloria A. Castrejón

Escribir comentario

Comentarios: 0