Comentario de la Lección

estudio avanzado de la escuela sabatica

LECCIÓN 9 - ENGAÑOS DEL TIEMPO DEL FIN - PARA EL 2 DE JUNIO DE 2018

 

 Lección 9: Para el 2 de junio de 2018

ENGAÑOS DEL TIEMPO DEL FIN

Sábado 26 de mayo

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Apocalipsis 2:13, 24; 2 Corintios 11:13-15; Salmo 146:4; Génesis 1-2:3; Apocalipsis 13:1-17.

PARA MEMORIZAR:

“Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apoc. 12:9).

Incluso en el cielo, antes de su expulsión, Satanás trabajó para engañar a los ángeles. “Abandonando su lugar, que ocupaba en la presencia inmediata del Padre, Lucifer salió a difundir el espíritu de descontento entre los ángeles. Obrando con misterioso sigilo, y encubriendo durante algún tiempo sus verdaderos fines bajo una apariencia de reverencia hacia Dios, se esforzó en provocar el descontento con respecto a las leyes que gobernaban a los seres celestiales, insinuando que ellas imponían restricciones innecesarias” (CS 486).

En el Edén se disfrazó de serpiente y usó trucos contra Eva. A lo largo de la historia, hasta el día de hoy, e incluso después del milenio, usa el engaño (Apoc. 20:8) en un intento por lograr sus fines.

Lamentablemente, él es mucho más inteligente, más poderoso y más astuto que cualquiera de nosotros, por lo que necesitamos aferrarnos a Jesús y a su Palabra para protegernos de sus asechanzas. “Pero ustedes, los que se mantuvieron fieles al Señor su Dios, todavía están vivos” (Deut. 4:4, NVI). Sin duda, el principio aquí expuesto sigue siendo válido hoy también.

Esta semana veremos algunos de los engaños más eficaces del diablo.

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Debemos examinar cuidadosamente el fundamento de nuestra esperanza, porque de las Escrituras hemos de entresacar la razón que hayamos de dar de ella… [Engaños] espiritistas se difundirán, y tendremos que luchar con [ellos] cara a cara, y si no estamos preparados, quedaremos engañados y vencidos. Pero si por nuestra parte hacemos cuanto podamos a fin de prepararnos para afrontar el conflicto que se avecina, Dios hará su parte y nos protegerá con su brazo omnipotente. Enviará a todos los ángeles de la gloria para levantar una valla alrededor de las almas fieles, antes que consentir en que las engañen y extravíen los falaces prodigios de Satanás (Primeros escritos, p. 262).

Cristo ha dado muchas advertencias contra las falsas doctrinas, los falsos profetas y los falsos cristos que surgirán y engañaran a muchos Por la luz que Dios se ha complacido en darme, como su humilde sien a. sé que estas profecías se han estado cumpliendo, y no han sido pocos los testimonios que se han dado para afrontar las situaciones que surgieron con el correr de nuestra experiencia religiosa. Habrá grandes engaños, e incluso “de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos” Hechos 20:30. Satanás mismo se disfrazará y se presentará como Cristo (El otro poder, p. 152).

Cuando los hombres, tentados por Satanás, cometen faltas, y sus palabras y comportamiento no son cristianos, tal vez no vean su condición, porque el pecado es engañador, y tiende a amortecer las percepciones morales. Pero mediante el examen de sí mismos, la investigación de las Escrituras y la humilde oración, con la ayuda del Espíritu Santo, serán capacitados para ver su error. Si entonces confiesan sus pecados y los abandonan, el tentador no les parecerá como ángel de luz, sino como un engañador.

Los que reciben el reproche y la corrección como de Dios, y así pueden ver y corregir sus errores, están aprendiendo preciosas lecciones aun de sus errores. Su aparente derrota es tornada en victoria. Se levantan, no confiando en sus propias fuerzas sino en la fortaleza de Dios. Tienen fervor, celo y afecto, unidos a humildad y controlados por los preceptos de la Palabra de Dios… Caminan, no tambaleándose sino seguros, en un camino donde brilla la luz del cielo (That I May Know Him, p. 239; parcialmente en A fin de conocerle, p. 238).

A medida que nos aproximamos al tiempo cuando los principados, las potestades y las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales se confabularán para luchar contra la verdad, cuando el poder engañador de Satanás será tan grande que engañará a los mismos escogidos, si tal cosa fuese posible, debemos permitir que el esclarecimiento divino agudice nuestro discernimiento, para que reconozcamos al Espíritu que es de Dios, y para que no ignoremos los artificios de Satanás. El esfuerzo humano debe unirse con el poder divino para que estemos en condiciones de cumplir la obra final para este tiempo (Mensajes selectos, tomo 2, p. 16).

 


Lección 9 | Domingo 27 de mayo

EL MAYOR ENGAÑO

La primera lección de este trimestre trató del “Conflicto Cósmico”, que, lamentablemente, ha llegado más allá del cosmos, a nuestra Tierra.

Sin embargo, el problema es que muchos, incluyendo a los cristianos, no creen en este Gran Conflicto porque no creen en Satanás. Para ellos, los textos bíblicos que hablan de Satanás o el diablo son meramente expresiones de una cultura precientífica que trata de explicar el mal y el sufrimiento en el mundo. Para demasiadas personas, la idea de una entidad literal y sobrenatural que tiene designios malignos sobre la humanidad es ciencia ficción, semejante al famoso Darth Vader de “La guerra de las galaxias”, o algo así.

Lee Apocalipsis 2:13 y 24; 12:3, 7 al 9, 12 y 17; 13:2; y 20:2, 7 y 10. ¿Qué nos enseñan estos textos sobre la realidad de Satanás y especialmente sobre su papel en los acontecimientos de los últimos días?

Apocalipsis 2:13 y 24

13 Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás.

24 Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga;

Apocalipsis 12:3, 7-9, 12 y 17

También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas;

Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

 

12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo.

17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

Apocalipsis 13:2

Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.

Apocalipsis 20:2, 7 y 10

Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años;

Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,

10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

La Revelación nos muestra cuánto poder tendrá Satanás sobre muchos habitantes del mundo en los últimos días, que los llevará no solo a alejarse de la salvación sino también a perseguir a los que son fieles a Jesús.

De todas las “maquinaciones” de Satanás (2 Cor. 2:11; una traducción de la palabra griega para “mente” [noemata]), quizás el mayor engaño sea hacer que la gente crea que él no existe. A fin de cuentas, ¿quién trataría de resguardarse de un enemigo abrumador del que no cree que sea real? Es asombroso ver cuántos dicen ser cristianos y sin embargo no se toman en serio la idea de un diablo literal. No obstante, asumen esa postura al ignorar o reinterpretar radicalmente los tantos versículos de la Palabra de Dios que revelan sus maquinaciones y tretas en este mundo, especialmente al aproximarnos al tiempo del fin. El hecho de que tantos rechacen la existencia literal de Satanás, incluso frente a las evidencias bíblicas tan abrumadoras, debería ser un poderoso recordatorio de cuán importante es que entendamos lo que enseña realmente la Biblia.

Aunque Apocalipsis habla de las maquinaciones de Satanás, especialmente en los últimos días, ¿qué gran esperanza podemos encontrar de Apocalipsis 12:11? ¿Cuál es nuestra fuente de poder contra el diablo?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Otro error sutil y perjudicial que se está difundiendo rápidamente, consiste en creer que Satanás no es un ser personal; que su nombre se emplea en las Sagradas Escrituras únicamente para representar los malos pensamientos y deseos de los hombres…

Innumerables son las doctrinas erróneas y las ideas fantásticas que imperan en el seno de las iglesias de la cristiandad. Es imposible calcular los resultados deplorables que acarrea la eliminación de una sola verdad de la Palabra de Dios.

Pocos son los que, habiéndose aventurado a hacer cosa semejante, se contentan con rechazar lisa y llanamente una sencilla verdad. Los más siguen rechazando uno tras otro los principios de la verdad, hasta que se convierten en verdaderos incrédulos (El conflicto de los siglos, pp. 515, 516).

Satanás fracasó en su empeño de tentar a Jesús en el desierto. El plan de salvación pudo llevarse a cabo. Se pagó el exaltado precio por la redención de la humanidad. Y ahora Satanás procura destruir el fundamento de la esperanza cristiana y convertir las mentes humanas en canales adulterados para que no se beneficien ni se salven mediante el gran sacrificio que se ofreció. Induce a los seres humanos caídos, “con todo engaño de iniquidad”, a creer que pueden prescindir de una expiación, que no necesitan depender de un Salvador crucificado y resucitado, que los propios méritos del ser humano le conseguirán el favor de Dios. Y luego destruye la confianza de los seres humanos en la Biblia, sabiendo muy bien que cuando tiene éxito en eso y destruye la fe en el detector de engaños que coloca una marca sobre su persona, entonces él está seguro. Afirma en las mentes el engaño de que no existe un diablo personal, y los que creen en esto no llevan a cabo ningún esfuerzo para resistir y luchar contra lo que piensan que no existe. En esta forma los pobres y ciegos mortales adoptan la máxima: “cualquier cosa que sea está bien”. No reconocen ninguna regla para medir su conducta (Testimonios para la iglesia, tomo 1, p. 265).

¿Estamos preparados para la prueba que nos aguarda cuando se manifiesten más plenamente los milagros mentirosos de Satanás? ¿No serán entrampadas y apresadas muchas almas? Al apartarse de los claros preceptos y mandamientos de Dios, y al prestar oído a las fábulas, la mente de muchos se está preparando para aceptar estos prodigios mentirosos. Todos debemos procurar armarnos ahora para la contienda en la cual pronto deberemos empeñarnos. La fe en la Palabra de Dios, estudiada con oración y puesta en práctica, será nuestro escude contra el poder de Satanás y nos hará vencedores por la sangre de Cristo (Testimonios para la iglesia, tomo 1, p. 272).

No es necesario que ninguno de nosotros ceda a las tentaciones de Satanás, y así viole su conciencia y agravie al Espíritu Santo. Ha sido hecha en la Palabra de Dios toda provisión para que todos tengan la ayuda divina en sus esfuerzos para vencer. Si mantienen a Jesús delante de sí, llegarán a ser transformados a su imagen. Todos los que por la fe tienen a Cristo morando en sí están dotados de un poder que les dará éxito en sus trabajos. Se estarán haciendo constantemente más y más eficientes en su trabajo, y la bendición de Dios, manifestada en la prosperidad de la obra, testificará de que son verdaderamente colaboradores de Cristo (Testimonios para la iglesia, tomo 5, p. 542).

 


Lunes 28 de mayo | Lección 9

LOS DOS GRANDES ERRORES

Lee los siguientes versículos. ¿Qué nos dicen sobre el poder de Satanás para engañar?

2 Cor. 11:13-15

13 Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. 14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. 15 Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

2 Tes. 2:9-10

inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, 10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.

Apoc. 12:9

Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

Apoc. 20:10

10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Como señalamos en una lección anterior, Jesús les había advertido a sus seguidores acerca de los engaños de los últimos tiempos. Específicamente advirtió sobre el surgimiento de falsos cristos y falsos profetas que “a muchos engañarán” (Mat. 24:5).

Sin embargo, los falsos cristos y los falsos profetas no son los únicos engaños del tiempo del fin de los que tenemos que ser conscientes. Nuestro enemigo en el Gran Conflicto tiene muchas estratagemas diseñadas para engañar a todos los que pueda. Como cristianos, necesitamos ser conscientes de esas artimañas, y solo podremos lograrlo al conocer la Biblia y obedecer sus enseñanzas.

Elena de White explica dos de esos grandes engaños: “Merced a los dos grandes errores, el de la inmortalidad del alma y el de la santidad del domingo, Satanás someterá a la gente bajo sus engaños. Mientras el primero pone el fundamento del espiritismo, el segundo crea un lazo de simpatía con Roma. Los protestantes de los Estados Unidos serán los primeros en tender sus manos a través de un doble abismo: para asir la mano del espiritismo y para estrechar las manos con el poder romano; y bajo la influencia de esta triple alianza ese país marchará en las huellas de Roma y pisoteará los derechos de la conciencia” (CS 574).

¡Qué increíble es ver, incluso muchos años después de que se escribieran esas palabras, cuán frecuentes siguen siendo “los dos grandes errores” en el mundo cristiano!

¿Por qué el conocimiento de las verdades bíblicas y la disposición a obedecer esas verdades son el arma más poderosa que tenemos contra los engaños del diablo, especialmente en los últimos días?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Cristo había anticipado que se levantarían engañadores, por cuya influencia la maldad se multiplicaría y la caridad de muchos se enfriaría. Mateo 24:12. Advirtió a sus discípulos que la iglesia estaría en mayor peligro por este mal que por las persecuciones de sus enemigos. Una y otra vez Pablo previno a los creyentes contra esos falsos maestros. De este peligro, más que de cualquier otro, deberían prevenirse; pues, al recibir falsos maestros, abrirían la puerta a errores por los cuales el enemigo podría empañar las percepciones espirituales y hacer tambalear la confianza de los nuevos conversos al evangelio. Cristo era la norma por la cual debían probar las doctrinas presentadas. Todo lo que no estaba en armonía con sus enseñanzas debían rechazarlo. Cristo crucificado por el pecado. Cristo resucitado de entre los muertos. Cristo ascendido a lo alto, ésta era la ciencia de la salvación que ellos debían aprender y enseñar (Los hechos de los apóstoles,p. 577).

Las amonestaciones de la Palabra de Dios respecto a los peligros que rodean a la iglesia cristiana, son para nosotros hoy. Como en los días de los apóstoles, los hombres intentan, por medio de tradiciones y filosofías, destruir la fe en las Escrituras. Así hoy, por los complacientes conceptos de la “alta crítica”, evolución, espiritismo, teosofía y panteísmo, el enemigo de la justicia está procurando llevar a las almas por caminos prohibidos. Para muchos, la Biblia es una lámpara sin aceite, porque han dirigido sus mentes hacia canales de creencias especulativas que traen falsos conceptos y confusión… Por el espiritismo, multitudes son inducidas a pensar que el deseo es la mayor ley, que la licencia es libertad y que el hombre es responsable únicamente de sí mismo y ante sí mismo.

El seguidor de Cristo se encontrará con las “palabras persuasivas” contra las cuales el apóstol advirtió a los creyentes de Colosas. Se encontrará con interpretaciones espiritualistas de las Escrituras, pero no debe aceptarlas. Ha de oírsele afirmar claramente las verdades eternas de las Escrituras. Guardando sus ojos fijos en Cristo, caminará constantemente hacia adelante en la senda señalada, descartando todas las ideas que no están en armonía con su enseñanza. La verdad de Dios es el objeto de su contemplación y meditación. Considerará la Biblia como la voz de Dios que le habla directamente. Así encontrará la sabiduría divina (Los hechos de los apóstoles, p. 378).

“Si me amáis —dice—, guardad mis mandamientos”. El salva a los hombres no en el pecado, sino del pecado; y los que le aman mostrarán su amor obedeciéndole.

Toda verdadera obediencia proviene del corazón. La de Cristo procedía del corazón. Y si nosotros consentimos, se identificará de tal manera con nuestros pensamientos y fines, amoldará de tal manera nuestro corazón y mente en conformidad con su voluntad, que cuando le obedezcamos estaremos tan solo ejecutando nuestros propios impulsos. La voluntad, refinada y santificada, hallará su más alto deleite en servirle. Cuando conozcamos a Dios como es nuestro privilegio conocerle, nuestra vida será una vida de continua obediencia. Si apreciamos el carácter de Cristo y tenemos comunión con Dios, el pecado llegará a sernos odioso (El Deseado de todas las gentes, p. 621).

 


Lección 9 | Martes 29 de mayo

LA INMORTALIDAD DEL ALMA

¿Qué nos enseñan los siguientes versículos sobre el “estado de los muertos”? ¿Qué gran protección pueden darnos estos contra uno de los “dos grandes errores”?Eclesiastés 9:5, 6, 10; Salmo 115:17; Salmo 146:4; 1 Corintios 15:16-18; Daniel 12:2.

Eclesiastés 9:5-6, 10

Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido. También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol.

10 Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría.

Salmo 115:17

17 No alabarán los muertos a JAH, Ni cuantos descienden al silencio;

Salmo 146:4

Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra; En ese mismo día perecen sus pensamientos.

1 Corintios 15:16-18

16 Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; 17 y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. 18 Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron.

Daniel 12:2

Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.

En las últimas décadas se les ha dado mucha atención a historias de gente que ha “muerto” (en el sentido de que el corazón dejó de latir y dejó de respirar), y que luego revivió y recuperó la conciencia. En muchos casos, varias de estas personas han contado experiencias increíbles de una existencia consciente después de que supuestamente “murieron”. Algunas contaron que flotaban en el aire y veían su cuerpo desde arriba. Otros informaron que flotaban fuera del cuerpo y que se encontraron con un ser maravilloso lleno de luz y calor, y que defendía verdades relacionadas con la bondad y el amor. Otros contaron que se reunieron y conversaron con familiares muertos.

Este fenómeno se ha vuelto tan común que incluso tiene un nombre científico: Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM). Aunque las ECM siguen siendo controvertidas, muchos cristianos las han usado como evidencia de la inmortalidad del alma, y la idea es que, al morir, el alma parte hacia otra esfera de la existencia consciente.

Pero evidentemente las ECM son otra manifestación de uno de los “dos grandes errores”.Mientras alguien crea que, al morir, el alma sigue viviendo de una u otra forma, esa persona está abierta a la mayoría de los engaños ocultos o espiritistas que fácilmente pueden promover la idea, en forma abierta o implícita, de que no necesitamos a Jesús. De hecho, la mayoría de los que tuvieron ECM dijeron que los seres espirituales a quienes conocieron, o incluso sus familiares muertos, les dieron palabras reconfortantes sobre el amor, la paz y la bondad, pero nada sobre la salvación en Cristo, nada sobre el pecado y nada sobre el juicio venidero: las visiones bíblicas más básicas. Se podría pensar que, al conocer un poco sobre la supuesta vida cristiana después de la muerte, también deberían haberles tomado el gusto a las enseñanzas más básicas del cristianismo. Sin embargo, a menudo lo que escuchan suena muy parecido al dogma de la Nueva Era. Esto podría explicar por qué muchos de ellos salen de esta experiencia con menos inclinación hacia el cristianismo que antes de “morir”.

Como cristianos, ¿por qué debemos aferrarnos a la Palabra de Dios, incluso cuando nuestros sentidos nos dicen algo distinto?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La teología de moda presenta a los justos que fallecen como si estuvieran en el cielo gozando de la bienaventuranza y loando a Dios con lenguas inmortales… [E]l testimonio del salmista [es]: “Porque en la muerte no hay memoria de ti: ¿Quién te loará en el sepulcro?” Salmo 6:5. “No son los muertos los que alaban a Jehová, ni todos los que bajan al silencio”. Salmos 115:17 (VM).

En el día de Pentecostés, Pedro declaró que el patriarca David “murió, y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy”. “Porque David no subió a los cielos”. Hechos 2:29, 34. El hecho de que David permanecerá en el sepulcro hasta el día de la resurrección prueba que los justos no van al cielo cuando mueren. Es solo mediante la resurrección, y en virtud y como consecuencia de la resurrección de Cristo por lo cual David podrá finalmente sentarse a la diestra de Dios (El conflicto de los siglos, p. 534).

Vi que Satanás puede poner ante nosotros la apariencia de forma que simulen ser nuestros parientes o amigos que duermen en Jesús. Se hará aparentar como si estos deudos estuvieran presentes en realidad. Hablarán las palabras que pronunciaban mientras estaban aquí, con las cuales nos hemos familiarizado, y resonará en nuestro oído su mismo timbre de voz. Todo esto es para engañar al mundo y entramparlo en la creencia de este engaño.

Vi que los santos deben tener cabal comprensión de la verdad presente, que se verán obligados a sostener por las Escrituras. Debe comprender el estado en que se hallan los muertos, porque los espíritus diabólicos se les aparecerán aseverando ser queridos parientes o amigos que les declararán doctrinas contrarias a la Escritura. Harán cuanto puedan para excitar su simpatía y realizarán milagros ante ellos para confirmar sus declaraciones. El pueblo de Dios debe estar preparado para rechazar a estos espíritus con la verdad bíblica de que los muertos nada saben y que los aparecidos son espíritus de demonios (Primeros escritos, p. 262).

En esta era de degeneración Satanás domina a los que se apartan de lo recto y se aventuran sobre su terreno. Ejercita su poder sobre los tales en forma alarmante… Se me ha mostrado que algunos satisfacen su curiosidad y juegan con el diablo. No tienen verdadera le en el espiritismo y retrocederían horrorizados al pensar en ser un médium. Sin embargo, se aventuran a colocarse en una posición donde Satanás puede ejercer su poder sobre ellos. Los tales no se proponen penetrar hondo en esta obra; pero no saben lo que están haciendo. Se están a\ enturando en el terreno del diablo, y lo están tentando a que los domine. Este poderoso destructor los considera como su presa legítima, y ejerce su poder sobre ellos contra la voluntad de los mismos. Cuando desean dominarse no pueden. Entregaron su mente a Satanás, y la no renuncia a ella, sino que los mantiene cautivos. Solo el poder de Dios puede librar al alma entrampada, en respuesta a las fervientes oraciones de sus fieles discípulos (Testimonios para la iglesia, tomo 1. p. 269).

 


Miércoles 30 de mayo | Lección 9

EL SÁBADO Y LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN

Si bien Satanás tuvo mucho éxito en engañar al mundo con la inmortalidad del alma, ha tenido igual o mayor éxito en usurpar el sábado bíblico con el domingo (ver lecciones 6 y 8).

En los últimos años, el diablo ha inventado otro engaño que disminuye la influencia del día de reposo sabático en la mente de la gente: la Teoría de la Evolución.

Lee Génesis 1 al 2:3. ¿Qué nos enseña este pasaje acerca de cómo el Señor creó nuestro mundo y cuánto tiempo le llevó hacerlo?

Génesis 1 al 2:3

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día. Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo. Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. 10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno. 11 Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. 12 Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. 13 Y fue la tarde y la mañana el día tercero. 14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. 19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto. 20 Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos. 21 Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. 22 Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. 23 Y fue la tarde y la mañana el día quinto. 24 Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así. 25 E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. 26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. 29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. 30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así. 31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

 

Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.

Incluso una lectura sumamente amplia de estos versículos revela dos aspectos del relato bíblico de la Creación. En primer lugar, todo estaba planificado y calculado; no hubo nada que fuese al azar, arbitrario, o por casualidad. La Escritura no deja margen para el azar en el proceso de la Creación.

En segundo lugar, los versículos revelan inequívocamente que cada criatura fue hecha según su especie. Es decir, cada criatura fue hecha en forma independiente y diferenciada de las demás. La Biblia no enseña nada acerca de un origen natural común (tal como de una célula primitiva simple) para toda la vida en la Tierra.

Incluso desde una interpretación no literal de Génesis, estos dos aspectos son obvios: nada fue al azar en el acto de la Creación, y no hubo un ancestro natural común para todas las especies.

Ahora aparece la evolución darwiniana, que en sus diversas formas enseña dos cosas: el azar y un ancestro natural común para todas las especies.

¿Por qué entonces hay tantos que interpretan Génesis a través de la lente de una teoría que, en su nivel más básico, contradice el Génesis en su nivel más básico? De hecho, el error de la Evolución no solo se llevó consigo a millones de personas seculares; muchos cristianos profesos también creen que pueden armonizarla con su fe cristiana, a pesar de las flagrantes contradicciones que acabamos de mencionar.

Sin embargo, las implicaciones de la evolución en el contexto de los acontecimientos finales hacen que el peligro del engaño sea aún más evidente. ¿Por qué tomarse en serio un día, el sábado, como un monumento, no para una Creación de seis días, sino para una Creación que tomó unos tres mil millones de años (la última fecha que la vida supuestamente comenzó en la Tierra)? La Evolución despoja al séptimo día de su verdadera importancia porque convierte los seis días de la Creación en nada más que un mito similar al que dice que Rómulo y Remo fueron alimentados por una loba. Además, al creer que la Creación requirió miles de millones de años en vez de seis días, realmente, ¿quién correría el riesgo de la persecución, o la muerte, por defender el sábado en vez del domingo?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

ESPÍRITU DE PROFECÍA

Del primer día empleado en la obra de la creación se dice “Y fue la tarde y la mañana un día”. Génesis 1:5. Lo mismo se dice en sustancia de cada uno de los seis días de la semana de la creación. La Inspiración declara que cada uno de esos períodos ha sido un día compuesto de mañana y tarde, como cualquier otro día transcurrido desde entonces En cuanto a la obra de la creación, el testimonio divino es como sigue: “Porque él dijo, y fue hecho; él mandó, y existió”. Salmo 33:9. ¿Cuánto tiempo necesitaría para sacar la tierra del caos Aquel que podía llamar de ese modo a la existencia a los mundos innumerables? Para dar razón de sus obras, ¿hemos de violentar su Palabra?

Es cierto que los restos encontrados en la tierra testifican que existieron hombres, animales y plantas mucho más grandes que los que ahora se conocen. Se considera que son prueba de la existencia de una vida animal y vegetal antes del tiempo mencionado en el relato mosaico. Pero en cuanto a estas cosas, la historia bíblica proporciona amplia explicación. Antes del diluvio, el desarrollo de la vida animal y vegetal era inconmensurablemente superior al que se ha conocido desde entonces. En ocasión del diluvio, la superficie de la tierra sufrió conmociones, ocurrieron cambios notables, y en la nueva formación de la costra terrestre se conservaron muchas pruebas de la vida preexistente… Estas cosas, al ser descubiertas, son otros tantos testigos mudos de la veracidad de la Palabra de Dios (La educación, p. 129).

Después de descansar el séptimo día, Dios lo santificó; es decir, lo escogió y apartó como día de descanso para el hombre. Siguiendo el ejemplo del Creador, el hombre había de reposar durante este sagrado día, para que, mientras contemplara los cielos y la tierra, pudiese reflexionar sobre la grandiosa obra de la creación de Dios; y para que, mientras mirara las evidencias de la sabiduría y bondad de Dios, su corazón se llenase de amor y reverencia hacia su Creador.

Al bendecir el séptimo día en el Edén, Dios estableció un recordativo de su obra creadora. El sábado fue confiado y entregado a Adán, padre y representante de toda la familia humana. Su observancia había de ser un acto de agradecido reconocimiento de parte de todos los que habitasen la tierra, de que Dios era su Creador y su legítimo soberano, de que ellos eran la obra de sus manos y los súbditos de su autoridad. De esa manera la institución del sábado era enteramente conmemorativa, y fue dada para toda la humanidad. No había nada en ella que fuese obscuro o que limitase su observancia a un solo pueblo (Patriarcas y profetas, p. 28).

Así que mientras duren los cielos y la tierra, el sábado continuará siendo una señal del poder del Creador. Cuando el Edén vuelva a florecer en la tierra, el santo día de reposo de Dios será honrado por todos los que moren debajo del sol. “De sábado en sábado”, los habitantes de la tierra renovada y glorificada, subirán “a adorar delante de mí, dijo Jehová” (Consejos para la iglesia, pp. 490, 491)

 


Lección 9 | Jueves 31 de mayo

LA FALSIFICACIÓN DE LA TRINIDAD

El concepto de la naturaleza trinitaria de Dios se encuentra en toda la Biblia. Sin embargo, en el contexto de los engaños y las persecuciones de los últimos tiempos, el libro de Apocalipsis revela una “falsa trinidad” compuesta por el dragón, la bestia que sube del mar y la bestia que sube de la tierra de Apocalipsis 13.

Lee Apocalipsis 12:17; y 13:1 y 2. ¿Qué se describe aquí?

Apocalipsis 12:17

17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

Apocalipsis 13:1-2

Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.

Al dragón aquí se lo considera la falsificación del Padre por el hecho de que evidentemente tiene el control. También le da poder, autoridad y un trono a la bestia que sube del mar, la falsificación de Cristo. ¿Por qué este segundo poder es como un falso Cristo?

Lee Apocalipsis 13:2 al 5. ¿Cuáles son las características de esta bestia que sube del mar?

Apocalipsis 13:2-5

Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella? También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses.

Además de recibir su autoridad del dragón, que evoca lo que dijo Jesús, que recibió su autoridad del Padre (ver Mat. 28:18), esta bestia que sube del mar también enfrentó, al igual que Jesús, la muerte y luego la resurrección (ver Apoc. 13:3). Además, se representa a esta bestia en el ejercicio de su autoridad durante “cuarenta y dos meses”, o tres años y medio, una falsificación profética del ministerio literal de tres años y medio de Cristo, basado en el principio de día por año.

Lee Apocalipsis 13:11 al 17. ¿Cómo se describe aquí a la bestia que sube de la tierra?

Apocalipsis 13:11-17

11 Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. 12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. 13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. 14 Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió. 15 Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase. 16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; 17 y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.

Esta bestia que sube de la tierra promueve los intereses de la bestia que surge del mar, así como el Espíritu Santo no se glorificó a sí mismo sino a Jesús (Juan 16:13, 14). Además, así como el Espíritu Santo realizó un poderoso acto al hacer descender “fuego”del cielo (Hech. 2:3), la bestia que sube del mar realiza algo similar (ver Apoc. 13:13).

“Finalmente, ¡la bestia que surge de la tierra realiza una falsificación del Pentecostés! ¿Con qué propósito? Para demostrarle al mundo que la falsa trinidad es el Dios verdadero”.–Jon Paulien, What the Bible Says About the End-Time, p. 111.

¿Cuáles son los otros engaños de los últimos tiempos de los que debemos estar precavidos y cómo podemos ayudar a los demás a reconocerlos como engaños?

COMENTARIO DE LA LECCIÓN

ESPÍRITU DE PROFECÍA

La ilación profética en la que se encuentran estos símbolos empieza en el capítulo 12 del Apocalipsis, con el dragón que trató de destruir a Cristo cuando nació. En dicho capítulo vemos que el dragón es Satanás (Apocalipsis 12:9); fue él quien indujo a Herodes a procurar la muerte del Salvador. Pero el agente principal de Satanás al guerrear contra Cristo y su pueblo durante los primeros siglos de la era cristiana, fue el Imperio Romano, en el cual prevalecía la religión pagana. Así que, si bien el dragón representa primero a Satanás, en sentido derivado es un símbolo de la Roma pagana.

En el capítulo 13 (versículos 1-10, VM), se describe otra bestia, “parecida a un leopardo”, a la cual el dragón dio “su poder y su trono, y grande autoridad”. Este símbolo, como lo han creído la mayoría de los protestantes, representa al papado, el cual heredó el poder y la autoridad del antiguo Imperio Romano (El conflicto de los siglos, p. 434).

Viene el tiempo cuando los hijos de Dios sentirán la mano de la persecución porque santifican el séptimo día. Satanás ha promovido el cambio del día de reposo con la esperanza de llevar a cabo su propósito de frustrar los planes de Dios. Trata de que los mandamientos de Dios tengan en el mundo menos validez que las leyes humanas.

El hombre de pecado, que pensaba cambiar tiempos y leyes, y que siempre ha oprimido al pueblo de Dios, originará leyes para obligar la observancia del primer día de la semana. Pero el pueblo de Dios debe mantenerse firme del lado del Altísimo, y el Señor actuará en favor de los suyos para mostrar claramente que él es el Dios de los dioses.

La Palabra de Dios declara explícitamente que la ley divina será menospreciada, hollada por el mundo. Prevalecerá extraordinariamente la iniquidad. El llamado mundo protestante formará una coalición con el hombre de pecado, y la iglesia y el mundo estarán en una corrupta armonía.

Aquí la gran crisis se aproxima al mundo (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, tomo 7, p. 986).

A medida que se acerca la segunda aparición de nuestro Señor Jesucristo, instrumentos satánicos son impulsados desde abajo. Satanás no solo aparecerá como un ser humano, sino que personificará a Jesucristo; y el mundo que ha rechazado la verdad lo recibirá como el Señor de señores y Rey de reyes. Ejercerá su poder e influirá sobre la imaginación humana. Corromperá tanto las mentes como los cuerpos de los hombres, y obrará mediante los hijos de desobediencia, fascinando y hechizando como lo hace una serpiente. ¡Qué espectáculo será el mundo para las inteligencias celestiales! ¡Qué espectáculo contemplara Dios, el Creador del mundo! (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, tomo 5. pp. 1080, 1081).

 


Viernes 1º de junio | Lección 9

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

Reflexionemos en las implicaciones de la Teoría de la Evolución en el contexto de los acontecimientos de los últimos días, especialmente con respecto al papel del sábado. Una de las razones por las que Charles Darwin, el creador de la teoría, promovió la Evolución fue que, al no comprender el Gran Conflicto, tuvo dificultades para reconciliar el mal y el sufrimiento con la idea de un Creador benevolente y amante. Debido a este error, buscó respuestas en otra dirección. Tampoco fue coincidencia que a mediados y a fines del siglo XIX, cuando Darwin estaba revisando y reformulando su Teoría de la Evolución, Dios levantó un movimiento, la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que contrarrestó todo lo que representaba la teoría de Darwin. Es interesante notar que la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuyos fundamentos creacionistas se revelan en su nombre, comenzó a crecer y a expandirse aproximadamente al mismo tiempo que la teoría de Darwin.

Tal vez si Darwin hubiese leído y creído estas pocas líneas de Elena de White, el mundo podría haberse salvado de uno de los errores más grandes del pensamiento humano desde el geocentrismo y la generación espontánea: “Aunque la Tierra estaba marchita por la maldición, la naturaleza debía seguir siendo el libro de texto del hombre. Ya no podía representar bondad solamente, porque el mal estaba presente en todas partes y arruinaba la tierra, el mar y el aire con su contacto contaminador. Donde antes había estado escrito únicamente el carácter de Dios, el conocimiento del bien, estaba también escrito ahora el carácter de Satanás, el conocimiento del mal. El hombre debía recibir amonestaciones de la naturaleza, que ahora revelaba el conocimiento del bien y del mal, referentes a los resultados del pecado” (Ed 26).

Pues bien, Darwin ideó todas sus especulaciones evolutivas sobre la base de una falsa comprensión de la naturaleza, del carácter de Dios y del mundo caído en el que vivimos. Lamentablemente, las implicaciones de su teoría harán que la gente caiga presa de los engaños de Satanás, especialmente en la crisis final.

 

Agradecimientos por el apoyo y trabajo del hno. Tony García

Si ha llegado aquí estudiando el tema de ésta semana, sin duda ya tiene una visualización y conocimiento mas completo de la "Verdad presente" y el tiempo en donde nos toca vivir.  A continuación un impactante, reciente sermón del Pr. Ted N.C. Wilson donde señala de manera muy Clara nuestra situación y el tiempo en que vivimos. Esperamos Dios mediante que éste mensaje que está orientado específicamente para la Iglesia Adventista del 7° día le ayude a profundizar aún más las enseñanzas de la palabra de Dios.

Sermón: Para la Unidad e Identidad de la Iglesia por Ted N.C. Wilson

Escribir comentario

Comentarios: 0